“No creo que den los tiempos” para bajar la carga impositiva

Nota en semanario Búsqueda

 

Se mantuvo la cantidad de pagos y el tiempo que lleva a las empresas cumplir con el fisco, aunque Uruguay bajó dos posiciones —al puesto 103— en un ranking que elaboran PwC y el Banco Mundial

Teniendo en cuenta que fue una promesa electoral, pero también por el hecho de que la carga fiscal ya es “bastante alta” y subirla podría comprometer una reactivación de la economía, el futuro gobierno descartará recurrir a una suba de impuestos como forma de abatir el déficit en las cuentas públicas. Del mismo modo, es improbable que los baje, al menos al inicio del período. De confirmarse ese escenario proyectado por los especialistas de PwC, se prolongaría la estabilidad en los indicadores relacionados con el cumplimiento tributario en Uruguay que monitorea esa consultora junto al Banco Mundial.

Se trata, estrictamente, de un análisis con alcance global —para 190 países— de publicación anual que realizan desde hace 15 años; la última edición de Pagando impuestos 2020 (con información al 2018) fue difundida el martes 26. Para Uruguay, mostró total estabilidad en los indicadores relevados (sobre la carga tributaria, el número de pagos y el tiempo que lleva efectuarlos) y en su puntaje total (70,3 en un máximo de 100); la única novedad fue su descenso del puesto 105 al 103 en el ranking, lo que estuvo explicado porque otras economías sí progresaron.

Pagando tributos

Las personas y las empresas deben pagar impuestos que financian el funcionamiento de los Estados, así como la inversión pública; en octubre la recaudación aumentó 2,3% real frente a un año atrás, informó el lunes 25 la Dirección General Impositiva. Es una carga que en general llevan sin agrado si lo que reciben a cambio son bienes o servicios públicos deficientes, pero también porque implica un esfuerzo, especialmente si los trámites para hacerlo son muchos y engorrosos, consumiendo tiempo.

En Uruguay, la tasa total de tributos y contribuciones (TTCR, por su sigla en inglés) se mantiene desde 2012 en 41,8% de los ingresos comerciales, antes de impuestos, de una empresa representativa. Eso combina cargas a la renta empresarial, los aportes patronales a la seguridad social y otros impuestos menores, como al patrimonio, algunos específicos y municipales.

“Si miramos lo que han sido las declaraciones de los partidos en la campaña, no está en la lista aumentar la carga tributaria. No solo por ser una promesa electoral, sino porque la carga es bastante alta y en una época de estancamiento, la teoría indica que subir impuestos tiende a ser recesivo. No vemos en el horizonte que la reducción del déficit fiscal venga por la vía impositiva ni a empresa ni a individuos”, dijo a Búsqueda la directora de Asesoramiento Tributario, Legal y Contable de PwC Uruguay, Eliana Sartori.

Un alivio en la carga fiscal “sería recibido con mucha alegría”, dijo, pero admitió que parece poco probable que suceda. “No sé si darán los tiempos para poder bajarlos, con un déficit de casi 5%” del Producto Bruto Interno. “No auguramos, por lo menos en los primeros años, una rebaja de impuestos. No creo que den los tiempos” al gobierno que se instalará en marzo de 2020, añadió.

A escala mundial, la TTCR promedio se ubicó en 40,5% en 2018, en torno a los mismos niveles que en los últimos 10 años, ya que solo se registraron pequeños cambios en la mayoría de las economías, como la rebaja de las cargas a la renta empresarial en Estados Unidos (de 35% a 21%). Esto sugiere que no hay una “carrera” fiscal entre los gobiernos compitiendo por atraer inversión a sus países, destaca el nuevo informe.

“En el contexto de Sudamérica estamos muy bien. A nivel mundial estamos a mitad de tabla y no mejoramos sustancialmente. Básicamente el desafío, además de disminuir la carga, es hacer más simple la liquidación y tener mecanismos más automáticos” para que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones fiscales.

Tiempo

En 2018 Sudamérica fue la región del mundo en la que más se redujo (27 horas) el tiempo que lleva pagar los impuestos al trabajo, al consumo (al Valor Agregado o IVA) y a las ganancias o rentas empresariales. Pero, a causa de una reforma del IVA en Venezuela, resultó la única en la que se incrementó el número de pagos.

El tiempo promedio para cumplir con las obligaciones tributarias a escala mundial (en los 190 países abarcados por el estudio) mostró una “modesta” reducción en 2018, si bien hubo cambios “significativos en las economías individuales”. En términos absolutos, la mayor disminución en el tiempo para cumplir ocurrió en Brasil —de 2.600 horas en 2004 a 1.958 en 2016, y luego a 1.501 horas en 2018—, “pero el país todavía tiene que ponerse al día”. Sin embargo, las empresas aún requieren más tiempo para cumplir con sus principales obligaciones fiscales en Brasil que en cualquier otro lugar del mundo, y es 476 horas más que en Bolivia, el segundo en la lista con 1.025 horas. En Uruguay lleva 163.

Pagos

Hay dos razones básicas para que aumente la cantidad de pagos: la introducción de nuevos impuestos o una mayor frecuencia de presentación y pago de tributos existentes.

Cuando los gravámenes se han introducido utilizando sistemas de pago y presentación en línea, el impacto en el indicador de número de pagos es mínimo; eso fue lo que ocurrió, por ejemplo, en el último año en Malasia, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y el Reino Unido, donde se sumó un nuevo pago. En Azerbaiyán se computaron dos. Los nuevos impuestos en Ghana y Nepal tuvieron un mayor impacto ya que no se presentan y abonan online. En Venezuela y Papúa Nueva Guinea, si bien no se crearon nuevas cargas, sí hubo aumentos en la frecuencia de la presentación y pago del IVA y las contribuciones previsionales, respectivamente. El estudio abunda un poco más en el “caso especial” de Venezuela, donde no solo hubo un cambio en el requerimiento de la declaración del IVA —de mensual a semanal—, sino que desde setiembre de 2018 se requieren dos pagos cada semana: un anticipo y uno final. Es una forma para que el gobierno obtenga ingresos fiscales, lo cual “no es sorprendente dada la agitación política y económica del país”. Esto produjo un “aumento sustancial” en los esfuerzos para el cumplimiento tributario. Venezuela tiene actualmente el mayor indicador de número de pagos (99) y se espera que aumente cuando entren en aplicación total los cambios del IVA en 2019.

En Uruguay los pagos fueron 20.

¡Seguinos!