Reducción de costos se hizo una “preocupación permanente” para las empresas; algunas renegocian sueldos y beneficios

20/06/19

Link al artículo original en Semanario Búsqueda

 

Reducción de costos se hizo una “preocupación permanente” para las empresas; algunas renegocian sueldos y beneficios

 

3min

Nº2025 - 19 AL 25 DE JUNIO DE 2019

Ya sea por la caída en las ventas y los costos en aumento que erosionan su rentabilidad, o para cumplir con lineamientos de la casa matriz o debido a la reconversión estratégica de su negocio, varias empresas han encarado en los últimos tiempos reestructuras poniendo el foco en mejorar los procesos internos y bajar el gasto en personal. Y aunque no es algo generalizado, algunos consultores sostienen que se va extendiendo la práctica de acordar recortes salariales —en especial para los mandos medios y altos—, así como ciertos beneficios.

Desde consultoras y estudios de abogados que prestan asesoramiento en estas áreas señalaron a Búsqueda que entre sus clientes existe ahora una “preocupación permanente” en ese sentido, y que hay una “obsesión” por “hacer más con menos” en un contexto económico desafiante.

Varias reestructuras han tomado notoriedad pública, ya sea porque involucran a una empresa grande o muy conocida, o por las características del ajuste. Algunas fueron por la vía de despidos directos o de prescindir de trabajadores temporalmente enviándolos al “seguro de paro”, mientras que otros tomaron un carácter más quirúrgico, como la renegociación de salarios. Ese tipo de arreglos, que no tienen que ser inscriptos ante el Ministerio de Trabajo, vienen aumentando, según algunos asesores de empresas consultados por Búsqueda.

La fábrica de fertilizantes y otros productos químicos Industria Sulfúrica (Isusa) echó mano a casi todas esas modalidades de ajuste: a fines de mayo acordó con el sindicato una rebaja salarial de 16% hasta abril de 2020, la renuncia a aguinaldos, el envío rotativo al “seguro de paro” de 110 trabajadores y 60 retiros voluntarios, informó el martes 4 El Observador. Otros casos recientes se dieron en el sector curtidor, como en Zenda (despido de 370 trabajadores) y Curtiembre París (con 270 envíos al “seguro de paro”).

Algo recurrente también viene siendo el pago de incentivos para el retiro de aquellas personas próximas a la edad de jubilación. También se incrementó el uso de otros mecanismos para bajar los costos laborales sin prescindir del trabajador, como la renegociación de los salarios. Ese fenómeno podría explicar, al menos en parte, el estancamiento o incluso la leve disminución del índice Medio de Salarios nominales en sectores como el textil (–0,03%), hoteles y restaurantes (–0,03%), enseñanza (–0,05%) e intermediación financiera (–0,23%).

La rebaja de salarios acordada ocurre en “casos más puntuales”, aseguró Fernando Aldabalde, gerente comercial de ManpowerGroup. Explicó que para eso se requiere el mutuo acuerdo de las partes y, cuando se hace, en general optan por reducir la jornada de trabajo en forma proporcional a la disminución de sueldo y negocian por el resto una indemnización como “despido parcial”.

Esos recortes acordados se utilizan especialmente para sueldos elevados. Para sus mandos medios o altos, algunas empresas están optando por suspender los aumentos salariales surgidos de los Consejos de Salarios. “Algunos clientes nos han consultado y dejaron de aplicar, transitoriamente, esos ajustes para el personal gerencial”, señaló Rossana Grosso, directora de consultoría en gestión humana de PwC.

Según la última encuesta de remuneraciones que efectúa esa consultora, realizada entre 108 empresas (de la industria, el comercio y los servicios), la mediana de los salarios nominales de los gerentes se ubicó en $ 224.659 en los primeros meses de 2019. Además, el pago variable (bono por cumplimiento de metas) era de dos salarios extra al año. “Hemos visto que en algunos casos no han entregado bonos”, dijeron desde PwC.

En tanto, la mediana de los salarios de los mandos medios (jefes de área y de mantenimiento, entre otros) fue $ 110.413, según el relevamiento, que por haber tenido ajustes metodológicos no permite comparar con anteriores.

Si bien la rebaja de salarios más altos es una medida que algunas empresas están tomando, según el director de Advice, Federico Muttoni, lo más habitual es la “desvinculación” del personal de confianza.

En un escenario de baja del nivel de ventas y menores ganancias en varios sectores de actividad, algunas empresas también han venido retaceando ciertos beneficios no salariales, indicó.

En tanto, desde PwC observan que la cantidad de  beneficios “intangibles”, vinculadas a la capacitación o al trabajo a distancia, por ejemplo, se han incrementando levemente al comienzo de este año. Algo más de cinco de cada 10 firmas consultadas para su encuesta dijeron contar con ese tipo de políticas, que buscan una compensación del trabajador con el lugar de trabajo (flexibilidad horaria, actividades de integración y recreación, vestimenta casual, descuento en carreras universitarias, entre otras). “Las empresas están mucho más creativas por ese lado, porque como no pueden ajustar más en salarios, intentan retener por el lado del salario emocional”, comentó Grosso.

Por otro lado, algunas firmas están recurriendo a contratar personal temporal a término, o por un período específico, explicó Aldabalde. Una práctica que va creciendo es la contratación de personal joven y que realiza su primera experiencia laboral bajo el nuevo marco legal que da subsidios y exoneraciones en las cargas previsionales patronales.

 

¡Seguinos!