Uruguay acompaña la tendencia global con el dólar, según Astori y agentes privados

9 de mayo de 2018 | El Observador, Economía y empresas

Link al artículo original.

 

Uruguay acompaña la tendencia global con el dólar, según Astori y agentes privados

 

Tipo de cambio tuvo su mayor salto diario en cinco años; en la pizarra el público coquetea con los $ 31 para la venta.

 

La plaza cambiaria uruguaya no estuvo ajena a la fuerte devaluación que viene procesando la vecina orilla en los últimos días, y para algunos se encendieron las alarmas cuando en las casas de cambio de 18 de Julio el dólar orillaba este martes los $ 31 para la venta. Para el gobierno y los agentes privados, Uruguay acompaña la tendencia global, más allá del ruido del otro lado del Río de la Plata.

La operativa de este martes contó con una elevada volatilidad que dejó el billete verde por encima de los 23 pesos argentinos, hasta que el presidente Mauricio Macri salió a aplacar los mercados cuando comunicó el pedido de auxilio al FMI. En una jornada de turbulencias para el mercado argentino, la moneda estadounidense se fortaleció 2,22% para cerrar a 22,80 al final del día.

En Uruguay, el dólar mayorista cerró este martes en $ 29,96, con una suba promedio de 2,07% respecto a su cotización anterior, su mayor salto diario desde el 30 de mayo de 2013. La última operación interbancaria en las pantallas de Bevsa sobrepasó la barrera de los $ 30 pesos ($ 30,20). En la pizarra del Banco República (BROU), la divisa cerró a $ 29,60 para la compra y $ 30,80 para la venta. El valor al público de venta fue el más alto desde julio de 2016.
 

El impacto sobre Uruguay.

Buscando despejar cualquier efecto contagio o paralelismo sobre lo ocurrido en la última gran crisis de 2002, el ministro de Economía Danilo Astori transmitió tranquilidad: "Uruguay está bien parado frente a una situación de este tipo. Y, por lo tanto, no cabe esperar ningún efecto desequilibrante sobre Uruguay a partir de la situación que está viviendo Argentina", aseveró anoche en rueda de prensa.

El jerarca aprovechó la oportunidad para citar que el caso argentino debe ser tomado como un "ejemplo" para Uruguay porque el "orden macroeconómico es fundamental" para que un país no debe atravesar por las turbulencias de la vecina orilla.

El socio de la consultora Deloitte Pablo Rosselli declaró a El Observador que la situación en Argentina tendrá efectos adversos en el turismo para lo que resta del año y "probablemente" en la próxima temporada, en un contexto donde además está el riesgo de un peor desempeño de la economía del vecino país. También podría esperarse algunos efectos negativos sobre la inflación y la confianza del consumidor, producto de la suba del tipo de cambio. "Tenemos a dos vecinos en un momento frágil. Argentina complicada con corrida cambiaria y en Brasil también sube de manera importante por la incertidumbre política", resumió Rosselli.

Para Gabriela Mordecki, coordinadora de análisis macroeconómico del Instituto de Economía (Iecon) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Udelar, la exposición de Uruguay a Argentina "claramente" es distinta a la del pasado. "El sector que puede sufrir más quizás sea el turismo, pero el pico de la temporada ya pasó y ahora hay que esperar unos cuantos meses para ver cómo estará el panorama cuando comienza la próxima", indicó.

Según datos del Ministerio de Turismo, en el trimestre enero-marzo ingresaron al país 1,160 millones de visitantes argentinos, con un crecimiento del 11% sobre igual período del año pasado. Esos turistas dejaron divisas al país por unos US$ 834,2 millones, frente a los US$ 814 millones de la zafra estival previa.

La economista Mercedes Comas de la PwC no tiene una visión tan pesimista sobre la coyuntura argentina. A su juicio, hay perspectivas de un fuerte dinamismo para la inversión por proyectos de infraestructura millonarios que están en pleno proceso de armado que podrían mitigar frenar la corrida del tipo de cambio a futuro. Por otro lado, consideró que más allá de la evolución del tipo de cambio en la vecina orilla, los estudios demuestran que el turista argentino es bastante cautivo, ya sea porque tiene casa o vínculos desde hace muchos años. "Es una demanda donde la elasticidad claramente es más baja que la de los brasileños", indicó.
 

En la ola regional y global.

Los operadores cambiarios consultados por El Observador coincidieron en que la fuerte apreciación del tipo de cambio tuvo como puntual los movimientos en Argentina, pero también por la coyuntura en otras economías emergentes donde las monedas se están debilitando frente al dólar.

"Algún pequeño ruido tiene que haber, pero no esperamos una volatilidad pronunciada. El tipo de cambio va a seguir evolucionando gradualmente acompañando las tendencias internacionales", declaró Astori.

En la plaza uruguaya quien han estado "comprando fuertes" han sido los bancos privados que operan con fondos del exterior, básicamente Citi y HSBC, según los informantes. Las AFAP, en cambio, han optado por mantenerse al margen de esta minicorrida cambiaria de los últimos días, al contrario, algunas se han desprendido de dólares para tomar ganancia. De todas formas, una fuente recordó que la exposición en moneda extranjera de las administradoras de fondos de pensión está por debajo del 10%, por lo que tampoco podría esperarse una gran "ola vendedora" de dólares a corto plazo. Otro informante acotó que las letras de regulación monetaria en manos de no residentes, es bastante baja en comparación con otros años, por lo que tampoco debería esperarse una corriente vendedora fuerte de esos inversores que pueda apreciar aún más el tipo de cambio.

"Algunos indicadores que manejamos del comportamiento de otras monedas de emergentes podría indicar que en Uruguay pueda existir una pequeña sobrerreacción del tipo de cambio. Claramente no somos Argentina", aseguró. Ello podría llevar a que el dólar pueda debilitarse en las próximas jornadas, estimó.

Otro factor que el mercado sigue con atención es la política del Banco Central (BCU), un actor clave. En la jornada de este martes pareció insinuar un cambio de tendencia el en rendimiento de las tasas de las licitación de las letras con una tasa de corte de 9,90% para un plazo de dos años. Hace una semana, había dejado desierta esa emisión porque no quería convalidar tasas mayores y pretendía "apretar las mismas". Dos semanas atrás la tasa de corte fue de 9,75%. "El mensaje parecería indicar que el BCU comienza a incomodarse un poco con un dólar arriba de $ 30", indicó el operador.

Una valorización del tipo de cambio tiene una incidencia directa y rápida sobre la evolución de la inflación en Uruguay. Si bien el último dato mostró un IPC en 6,5% -dentro del rango indicativo de 3% a 7% fijado por las autoridades-, un apreciación fuerte del billete verde puede comprometer ese objetivo de política.

El dólar alcanzó este martes un máximo de 2018 contra una canasta de monedas dado que una ola de ventas en el euro llevaba a los operadores a preferir al billete verde, pese a algunas preocupaciones de que su subida hubiera sido demasiado acelerada. El índice ha ganado casi un 4,5% en tres semanas porque no se han cumplido las expectativas de que otros bancos centrales seguirán a la Reserva Federal en la normalización de la política monetaria. Eso provocó una baja del euro de medio punto porcentual a 1,18 dólares, sus niveles más bajos desde finales de diciembre. La moneda del bloque ya perdió 1%respecto a su nivel de comienzos de año, una gran reversión desde 2017 cuando registró ganancias de dos dígitos frente al dólar.

 

Sistema financiero está cubierto.

El Comité de Estabilidad Financiera -organismo que integran el BCU y el MEF- se reunió este martes para evaluar la situación del sistema financiero y los potenciales riesgos que podrían afectarle. El comunicado indicó que el sistema financiero doméstico se encuentra estable y operando con normalidad.

"La situación regional muestra una modesta recuperación que, sin embargo, no está exenta de riesgos. En Brasil, los esfuerzos para resolver los desequilibrios macroeconómicos podrían verse afectados por la creciente incertidumbre en el plano político-electoral, que dificulta la realización de reformas críticas. Por su parte, el proceso gradual de ajuste en Argentina se ha visto afectado recientemente por episodios de fuerte depreciación de la moneda en un marco de elevada inflación y persistentes presiones en el plano fiscal", alerta el comunicado.

En ese sentido, el comité añadió que vez evaluados los factores de riesgo "se concluyó que aquel al que habría que prestar mayor atención es el vinculado a la región. De todas formas, la materialización de los riesgos identificados no tendría impactos significativos sobre la estabilidad del sistema financiero doméstico", aseguró.

¡Seguinos!