Herramientas de financiamiento alternativo: Obligaciones Negociables

Revista Verde, N° 16, setiembre/octubre de 2010 - 
Por el Ing. Agro, Sergio Vázquez

Cuando un empresario toma la decisión de endeudarse para seguir creciendo en su actividad,  existen algunas variables determinantes que lo hacen reflexionar sobre dicha decisión.  Estas variables suelen ser el costo del endeudamiento, o sea el interés efectivo anual que va a pagar, la moneda sobre la cual va a operar el crédito, y el plazo de amortización del mismo. El empresario debería evaluar también las diferentes herramientas de financiamiento que existen en el mercado y en muchos casos, la emisión de obligaciones negociables en el mercado de capitales ofrece alternativas atractivas que compiten con las ofrecidas por los bancos.

Es sabido que la dificultad de obtener financiamiento a tasas y condiciones convenientes es una de las principales restricciones de crecimiento que tienen las empresas agrícolas. Las características de las líneas de créditos bancarios orientadas a financiar insumos, suelen ser a corto plazo y con tasas de interés que reducen en forma significativa los márgenes de la actividad. Por otro lado, las empresas que comercializan y financian insumos agrícolas, lo hacen a tasas que rondan el 1,5% mensual con plazos de 180 días y  a veces no todos los insumos están incluidos en la línea de crédito.

Los Bancos obtienen fondos de los depósitos de sus ahorristas, los cuales en su mayoría lo hacen a plazo fijo  con una tasa pasiva en moneda extranjera que no supera el 1,5% efectiva anual. Estos capitales son colocados en los sectores de la economía con promisorio crecimiento, potenciando el desarrollo del mismo y minimizando los riesgos. A grandes rasgos, su negocio consiste en prestar el dinero depositado a una tasa superior a la que pagan a sus ahorristas, administrando de forma adecuada los riesgos asociados y cumpliendo con las normas establecidas por el Banco Central. En algunos casos, estas condiciones hacen que proyectos de inversión dejen de ser atractivos para quienes lo formulan, en especial aquellos que no tienen un retorno elevado en el corto plazo o requieren de un plazo mayor al ofrecido por los bancos.

Evaluando condiciones de financiamiento.

Una alternativa que debería evaluarse es la de recurrir a una oferta pública en el mercado de capitales. La más frecuentemente utilizada es la emisión de obligaciones negociables que la empresa irá cumpliendo hasta su vencimiento. Los inversores que operan en el mercado de capitales mantienen diversificada su cartera de inversión para minimizar el riesgo, y esto a su vez hace que la empresa que opere en este mercado, diversifique su cartera de acreedores. En principio estos inversores estarán dispuestos a financiar a la empresa, exigiéndole una tasa inferior a la requerida en las líneas de crédito bancarias.

Mercado de capitales vs préstamo bancario

Llegado el caso de solicitar un préstamo bancario, la empresa deberá presentar información de los principales estados contables y de los flujos de fondo que arrojará la actividad en un determinado plazo. Esta información será analizada por los profesionales del banco para evaluar el riesgo crediticio y acorde al resultado del análisis, solicitará las garantías que considere necesarias. Cabe aclarar que la información presentada queda reservada para uso exclusivo del banco y son confidenciales.

En el caso de operar en el mercado de capitales, las regulaciones del Banco Central exigen a las empresas brindar información en forma periódica de su contabilidad, la cual será de libre acceso por parte de los inversores. Cabe destacar que cuanto más pretenda la empresa diversificar sus acreedores financieros, más información deberá proveerle al mercado. Es por eso que una desventaja clara es la de tener la obligación de revelar información contable que por diferentes motivos se prefiere mantener en privado.

Bajar costos a veces implica gastar más.

El obtener financiamiento en el mercado de capitales tiene un costo que no todas las empresas están dispuestas a incurrir. “Hablando en plata”, esto sería crear una estructura para producir regularmente los reportes exigidos por el Banco Central. Pero en el caso de empresas con un alto grado de madurez contable, y suponiendo que no tema volcar al mercado su información, decidir qué fuente de financiamiento es mas conveniente sigue siendo un tema a estudiar y depende de la escala de la misma.

Si el monto de dinero que la empresa está requiriendo no es significativo, el financiamiento bancario suele ser el más conveniente ya que sería demasiado costoso montar una estructura administrativa que prepare los reportes periódicos a presentar. Por otro lado, si la empresa pretende llevar adelante un proyecto dentro de su actividad como puede ser la ampliación de su área de siembra en otra región, que requiera la adquisición de activos o de compromisos comerciales, la oferta pública en el mercado de capitales es una alternativa que probablemente valga la pena.

Una cuestión de madurez

Por lo general los directivos de las empresas en Uruguay no evalúan la emisión de obligaciones negociables porque la consideran costosa. Aún las empresas de mayor escala no exploran más profundamente esta alternativa aunque más no sea para tener otra opción y negociar con los bancos que operan.

Por último y se puede concluir que con un buen análisis, el empresario puede constatar que el mercado de capitales puede ser una alternativa más factible de lo que cree y en ciertos casos más económica que un financiamiento tradicional.