Por ahora, la sanción no tiene alcance comercial

11 de agosto de 2017.

Link al artículo orginal.

Mercosur no quiere afectar ventas de comida a Venezuela.

La decisión de los gobiernos del Mercosur de suspender a Venezuela del bloque es por ahora política y no comercial, para evitar agudizar los padecimientos de la población venezolana que necesita que sigan llegando alimentos y porque a su vez los socios grandes quieren seguir colocando productos en el país caribeño.


En cuanto a Uruguay el impacto comercial de la suspensión, si lo hubiese, sería mínimo, porque Venezuela ya no es un mercado relevante y las exportaciones locales hacia allí se desplomaron, dijo a El País Ignacio Bartesaghi, director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Universidad Católica.

"Ya estaban en caída las exportaciones porque era muy difícil comerciar con ellos por las trabas a la importación, los controles al tipo de cambio y porque el que compra es el Estado y allí la institucionalidad está afectada. Cada vez hay más riesgo de no cobrar", explicó Bartesaghi.

Marcos Soto, de la consultora PwC, coincidió en que "por ahora la suspensión de Venezuela del Mercosur es únicamente política". "Se la suspende de sus derechos y obligaciones de participar en los órganos de decisión del bloque, y solo será reincorporada en ocasión de que todos los países fundadores unánimemente entiendan que el orden democrático se ha restablecido. Con la medida lo que se trata es de no perjudicar directamente a la población. Por tanto, aquellos acuerdos de los que ya forma parte Venezuela entiendo que se mantendrán, al menos por ahora. Y digo solo por ahora ya que es posible que se modifique este status incluso con acciones del propio gobierno de Venezuela, por temas de reciprocidad", dijo Soto, insinuando que el gobierno de Nicolás Maduro podría adoptar "medidas espejo".

Bartesaghi recordó que Brasil exporta muchos alimentos, autos y maquinaria a Venezuela. En menor medida también lo hace Argentina.

¡Seguinos!