Industria: el crecimiento se concentra en pocos sectores

15 de agosto de 2017.

Entrevistada: Mercedes Comas en El Espectador.

Link a la nota original.

El Instituto Nacional de Estadística divulgó los datos de junio del comportamiento de la industria.
Con las cifras completas de la primera mitad del año, ¿qué evaluación podemos hacer del desempeño de la industria?

Este semestre fue particular, por la parada técnica de la refinería de ANCAP y el peso que tiene en el sector, así que el análisis debemos hacerlo excluyendo la refinería.

En esta primera mitad del año, la producción de la industria registró un aumento de 2,6% en comparación el primer semestre de 2016, y como evaluación general vemos que el comportamiento del sector no es muy distinto de la dinámica que hemos visto en los últimos años: el índice industrial está mostrando cierta recuperación respecto a 2016, pero con un crecimiento que sigue estando muy concentrado en algunos sectores.

¿Por dónde está pasando el crecimiento de la industria?

En esta primera mitad del año, el crecimiento se concentró en la “rama de alimentos y bebidas”.

Comentábamos que 2,6% creció la producción de la industria en el semestre, y la incidencia de la rama de “alimentos y bebidas” fue de casi 2 puntos, explicando por lo tanto tres cuartas partes del crecimiento del sector al impulso de algunos sectores.

Dentro del sector podemos destacar la suba de 13% en la producción de carne, 8% en los lácteos y 7% de productos de molinería.

Crecimiento en la agroindustria…

Si, y para ilustrar con alguna cifra, el último dato del precio de exportación del Instituto Nacional de la Leche es de 4.100 dólares, cuando un año atrás estaba en 3.000 dólares; tenemos por lo tanto un aumento del precio de exportación de los lácteos de casi 40%.

En el caso de la carne, tomando a información del INAC, hasta los primeros días de agosto las exportaciones de la carne bovina acumulan en el año un aumento de 13%. Por destinos, un 40% del total de exportaciones del sector cárnico tienen a China como destino, y en lo que va del año aumentaron 22% las exportaciones de carne en valor a este mercado. 

En síntesis, no podemos hablar de una recuperación de la industria... no hay un crecimiento generalizado…

Vemos que persiste una situación muy compleja para algunos sectores. De las 18 ramas de las que el INE divulga datos excluyendo a la refinería, la mitad, 9 ramas registraron caídas en su producción en la primera mitad de este año.

Y un dato ilustrativo de esta situación es la retracción que sigue teniendo el empleo en la industria. El último dato de junio mostró una caída de 2% en el empleo en la industria, acentuándose la baja respecto a la caída en meses previos, y en todo el semestre la retracción en la ocupación es de 1,2%.

Es indudable que los niveles de ocupación están afectados por el cambio técnico; esto ocurre en la industria como en otras actividades, pero también cabe plantearse si el ajuste más fuerte en los niveles de ocupación de algunas ramas industriales es también reflejo del ajuste de costos en las empresas por problemas de competitividad.

Por ejemplo, la rama alimentos y bebidas, donde se concentra el crecimiento del sector industrial este año, acumuló un crecimiento de 5,5% de producción en este semestre pero con una caída en sus niveles de ocupación, y el último dato de junio esta baja en el empleo fue mayor.

¿Qué panorama puede esperarse para los próximos meses?

No tenemos expectativas de un desempeño muy diferente. Parte del crecimiento industrial se sostiene por mayores exportaciones a la región; desde esta perspectiva el panorama es más positivo porque Brasil y Argentina están saliendo de una recesión, pero también hemos perdido competitividad en el último año.

Para algunas agroindustrias el panorama sigue siendo favorable; como comentábamos para el sector frigorífico, para los lácteos, para algunas ramas químicas y farmacéuticas, pero el mayor crecimiento de la industria este año está muy concentrado en pocos sectores.

¡Seguinos!